Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Como parte de una fuerte campaña para reducir la emisión de gases contaminantes para el año 2020, Australia anunció la creación de un impuesto al dióxido de carbono, que busca fomentar la reducción de emisiones y al mismo tiempo promover el uso de energías limpias a través de los fondos recaudados.

Según el diputado Alberto Robles, "la medida que tomó Australia un gran ejemplo, digno de imitar en Chile, que habla de una país desarrollado que realmente se preocupa de tener una política medioambiental clara y que no deja margen a dudas sobre su posición con respecto a la huella de carbono", sostuvo.

El parlamentario añadió que "es una buena idea que analizaremos, para ver de qué forma se podría implementar en Chile, ya que necesitamos con urgencia tomar cartas en el asunto, que no solo afecta a nuestra población, sino que además tiene a Chile en tela de juicio a nivel internacional", concluyó.

La medida entrará en vigor a partir del 1 de julio de 2012 y consiste básicamente, según lo anunciado por la Primera Ministra Australiana, Julia Gillard, en el cobro de 23 dólares australianos ($12.000 pesos chilenos) por tonelada emitida de dióxido de carbono.

La cifra, que podría parecer menor, no lo es si se considera que las empresas más contaminantes de Australia emiten en promedio unas 10.000 toneladas de CO2 mensuales, lo que equivale en tributos a unos 140 millones de pesos chilenos. El impuesto se constituye así como una fuerte presión para que las compañías tomen medidas en contra de su propia contaminación.

El Gobierno local pretende reducir de esta forma en 160 millones de toneladas la emisión de gases contaminantes para final de la década, lo que equivale a sacar de circulación a unos 45 millones de automóviles. El impuesto crecerá un 2,5% hasta julio de 2015, fecha en que se aplicará un esquema de intercambio de emisiones, donde será el propio mercado el que regule el precio del carbono.

Gilliard anunció además que el dinero proveniente del impuesto a las emisiones de dióxido de carbono se destinará a la promoción de energías limpias, a la creación de nuevos empleos y a la implementación de diversos programas para la mitigación del cambio climático.

De esta manera Australia se suma a India, que ya cobra impuesto por este concepto desde el año 2010. Mientras, China, Japón, Nueva Zelandia y Corea del Sur han propuesto la implementación de este tipo de cobros, todavía sin éxito, aunque el gigante asiático, por medio de su Ministro de Finanzas, acaba de anunciar que "es muy posible que se comience un cobro de impuestos al CO2 a partir del año 2012 o 2013".












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet