Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Corría el año 2009 cuando, en medio de una visita a su padre, Renato Barría Garcés decide buscar trabajo en Vietnam. Hoy, cuatro años más tarde, este arquitecto de 35 años continúa su periplo por aquellas tierras y relata en las siguientes líneas lo que más le ha llamado la atención de la sociedad vietnamita, sus planes personales y laborales y una serie de datos que debe considerar un chileno que desee radicarse en dicho territorio.

Aterrizando en Vietnam

"En abril del 2009 vine por primera vez a Vietnam, visitando a mi papá que en aquel tiempo trabajaba para Vietnam Airlines, y al poco tiempo decidí buscar trabajo, que conseguí tras dos semanas de búsqueda. Después de cuatro años trabajando y viviendo acá me he dado cuenta de que el futuro de los trabajos está, de todas maneras, en Asia. Hay un montón de cosas por hacer. De hecho, como arquitecto, he aprendido mucho y también he trabajado en muchos proyectos a gran escala, lo que no es fácil de hacer en Chile o en otros lugares del mundo y esta experiencia se agradece enormemente".

Las primeras impresiones al llegar a Vietnam

"Lo primero que me impactó fue el caos total en las calles, muchas motos, el tráfico, el ruido, ver a muchas mujeres trabajando -incluso en la construcción- y muchos hombres jugando a las apuestas, tomando café o bien durmiendo en las calles, muchos recostados sobre sus motos. Las motos, por lo menos en Saigon (Ho Chi Minh City), son el principal medio de transporte de las familias, y es común ver en un día domingo paseando a cuatro, cinco o incluso más personas en la misma moto. Incluso hacen mudanzas usando las motos y se puede ver diariamente a algunas llevando de todo lo que te puedas imaginar, incluso lavadoras, refrigeradores, etc. En las noches todos desaparecen alrededor de las 11 pm y en las mañanas el movimiento empieza a eso de las 6 am. En general, en las calles es como si todo el día fuera la hora del taco en Chile pero multiplicado por 10. Por otra parte lo simpático es que cuando llegas, al ser extranjero, todos te saludan en la calle y se quieren sacar fotos contigo y conversar. ¡Es cómico sentirse un poco como rockstar!".

Costumbres, actitudes y hábitos de la sociedad vietnamita

"Los vietnamitas usan mucho el suelo para cocinar, comer, dormir, etc. y por ende lo mantienen lo más limpio posible, siempre. De hecho, es por eso lo de sacarse los zapatos al entrar en las casas. En general los vietnamitas no tienen muchos modales para relacionarse entre ellos, olvídate de los semáforos (que aparecieron y los usan desde hace poco) y generalmente las cosas se hacen a medias o con soluciones parche. En el trabajo no se hacen nunca responsables por nada y cuando los presionas un poco, se van, dejan el trabajo o bien te dicen a todo que sí y luego no aparecen más. Este es un tema bastante complicado y una de las principales razones por lo que los extranjeros dejan el país.

Lo bueno es que no se estresan por nada, sonríen mucho y se la pasan bien la mayoría del tiempo. No se caracterizan por tener mucha paciencia. Aunque a veces parezca que discuten por como suena el idioma cuando lo hablan, los acentos, tonos, etc. También se esfuerzan al máximo para agradarte (la mayoría) y te tratan de incluir en todo lo que pueden, aunque la barrera del idioma es súper fuerte. Los vietnamitas son personas muy buenas e inocentes en general, un poco como niños, se impresionan con facilidad y se pegan mucho entre ellos para demostrar cariño. Incluso entre hombres y mujeres. Los hombres bailan juntos, se abrazan y no tienen temor de decirte piropos o cosas como “¡qué guapo!” o “¡estás más gordo! Son comentarios que todos hacen, simplemente sin filtro para decir lo que se piensa, eso me sorprende diariamente.

Por otra parte, Vietnam es un país completamente machista y las mujeres viven por y para los hombres en todo sentido y, en general, no tienen reparos con esto. Ellas son muy amables, cariñosas, femeninas y serviciales…es algo a lo que, siendo hombre, no es muy difícil de acostumbrarse, no así para las mujeres extranjeras que a la mayoría les choca fuertemente".

Aspectos a considerar por el chileno que desee vivir en Vietnam

"¡Hay que ser solamente súper aperrado. Lo bueno es que hay muchas cosas por hacer acá, de todo. Es una sociedad en pañales, así es que de seguro hay trabajo para todos, principalmente para las personas emprendedoras. En general hay pocas leyes y no es difícil empezar cualquier tipo de negocio, siempre y cuando hables inglés y tengas una persona local de confianza que te ayude a relacionarte. Si aprendes vietnamita, estás al otro lado".

Lo mejor de vivir en Vietnam

"Poder viajar alrededor de Asia y las playas, de todas maneras. También siento que ahora tengo más paciencia. Hay que respirar hondo muchas veces con las actitudes de los vietnamitas, porque te sorprenden cada día. Al mismo tiempo ellos son súper “light” en su vida diaria, se preocupan más que nada del día a día y se estresan muy poco. Aquí, si se quiere, se puede llevar una vida súper tranquila y relajada, no hay presiones acerca de lo que se debe o no se debe hacer o de “lo políticamente correcto&rdquo. Lo que hace que te preocupes más de las cosas que realmente importan en la vida y no lo de “lo que la gente pueda pensar”. A la larga se es mucho más feliz, principalmente, porque no están las presiones sociales.

Otro tema muy interesante es “la comida vietnamita”. Es muy sana y comen, literalmente, de todo. Todo lo que se mueva tiene una manera de cocinarlo y las combinaciones de tipos de comidas son infinitas. Debo admitir que aún no pruebo la carne de perro (que es la más cara), pero si he comido rata, gato, rana, cocodrilo “a la parrilla”, huevos hervidos con el pichón dentro (que lo puedes ver) y también serpiente (me comí el hígado recién sacado del cuerpo y el corazón aún latiendo… ¡y luego nos tomamos la sangre mezclada con vodka!)".

Imaginando el futuro

"Me imagino un futuro ligado a Vietnam y lo que más me gustaría es hacer algún negocio. De hecho, ya estoy preparándome durante mi tiempo libre. Creo que no tengo planes de volver a Chile todavía, preferiría irme a vivir a otro país de Asia, pero siempre la idea es mantener contacto con Vietnam. Aquí me dieron la oportunidad de comenzar a trabajar en el campo profesional -actualmente soy Senior Architect y Project Manager en una empresa holandesa de ingeniería- y me he sentido realizado como persona. Quizás no ha sido muy fácil, pero siento que he crecido y que he aprendido mucho, por lo que me siento muy agradecido de este país".











    Comentarios publicados



  • Escrito por hugo ulloa | 16/10/2013 10:59
    Hola compadre , yo llevo viviendo 4 agnos en china , y me sobrepasaron , e visitado vietnam y lo encontre genial !! estoy pensando en mudarme hacia alla ... que me recomiendas ?

  • Escrito por lorena garces | 16/10/2013 10:59
    felicidades Renato ---sigue así, vas bién....muy interesante todo...cuando vaya lo veré con mis propios ojos...te quiero mucho...¡cuidate!!...mamá



  • Escrito por Sebastián Barría | 01/04/2013 08:21
    Grande hermano mío!!!... En mi viaje a Vietnam también me sorprendí bastante con lo simples que son... Te sientes libre de hacer lo que sientas porque la gente no te juzga tanto como en Chile.
    Y lo otro impresionante es la capacidad de "no tener resentimientos", sobre todo por el tema decla guerra. Ellos siguieron adelante, lo cual es algo muy difícil de conseguir.
    Suerte en todo por allá...



 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet