Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP | Entrevistas

Entrevistas

12 de Diciembre de 2008 Carolina Galaz, educadora y artista plástica: “En educación, Nueva Zelandia va 50 años más adelante”


Como parte de una iniciativa del gobierno neozelandés, Carolina Galaz, artista plástica dueña de un taller de expresión artística para niños, visitó junto a otros educadores Nueva Zelandia para conocer las llamadas “enviroschools”, en español escuelas medioambientales o sustentables. Carolina habló con nuestro portal para darnos su mirada acerca de estos colegios, cómo podría ser implementado este sistema en Chile y las diferencias entre ambos modelos educativos.

¿Cómo surge la invitación del gobierno neozelandés?

El gobierno neozelandés quiso que gente de Chile, especialmente educadores, vieran en qué estaba la educación y el medio ambiente, cómo habían conformado una organización para una mejor instrucción. La idea era ver que esta experiencia se está logrando positivamente en muchos ámbitos de la enseñanza.

Fuimos invitados a vivir una experiencia nueva, la idea no era un viaje teórico, sino que viajamos para ver qué pasaba en la educación neozelandesa. Que en este minuto cuenta con un porcentaje alto de colegios preocupados de lo ambiental, un 27% de colegios sustentables. Fue una experiencia increíble, Nueva Zelandia tiene una cultura realmente envidiable.

¿Qué le llamó la atención de Nueva Zelandia?

Nueva Zelandia es un país de primer mundo, con todos los avances tecnológicos propios de un estado de primer mundo, pero con una identidad de país muy fuerte, con una cultura maorí arraigada que va a la par con los neozelandeses.

Ellos tuvieron la inteligencia para integrar lo indígena, su origen, a una cultura que venía de Inglaterra. Fueron capaces de mirarse los unos a los otros e integrarse, y eso es lo más impresionante de Nueva Zelandia. Todos los niños de las escuelas tienen como segunda lengua el maorí. Se identifican, están orgullosos de serlos.

Además, no hay falencias culturales, todo se desarrolló de forma integral, nadie se llevó a pasar con nadie, es una cultura del máximo respeto. Y se nota en la educación, en los niños y en la gente, es súper fuerte cuando se vive la llegada desde un país como Chile que no tiene una identidad.

¿Qué caracteriza a las escuelas sustentables?

Son colegios muy distintos a lo que hay en Chile: existe el Primary School o Escuela Primaria, de 5 a 10 años; el Middle School o Escuela Intermedia, con niños entre los 10 y los 14 años; y el High School o Escuela Avanzada, para jóvenes. Entonces, los colegios tienen la capacidad de enfocarse en una edad determinada, un espacio específico.

No como Chile, que en un colegio van niños de 5 hasta jóvenes de 18 años, donde los profesores se ven obligados a abarcar y trabajar con todo lo que pasa sicológica y educacionalmente durante 13 años.

Pero lo que caracteriza a los colegios medioambientales, es que trabajan con un currículum donde el objetivo es el medio ambiente y cómo hacerlo sustentable.

Antes de poner en práctica el proyecto, se hace un plan de acción en el que los niños son protagonistas de su educación, siendo a la vez profesores y alumnos. Todo esto en un ambiente de respeto por lo que ellos sienten y necesitan.

Una vez iniciado el programa, en cada colegio se realiza un mapa del terreno y desde su geografía se ve lo que cada niño necesita, pero tomando en cuenta también las necesidades de la institución. Así, se integran las necesidades individuales, humanas, institucionales, con las del medio ambiente.

Por ejemplo, en colegios donde había una quebrada hace 10 años atrás, llena de basura no reciclable, los niños limpiaron y llamaron expertos de distintas materias, ya sea en flora nativa, en purificación del agua, etc., para que los aconsejaran en cómo recuperar ese espacio, cómo recobrar la naturaleza, cómo devolvérnosla. Y en ese proceso, se enseña a reciclar, a cuidar, a proteger. Todo, desde matemáticas hasta historia, está basado en la experiencia de vivir el medio ambiente.

¿Cuál es la importancia de los niños en estas escuelas?

Los niños han devuelto la tierra, la conciencia, aprendieron cómo recuperar el agua cuando llueve e hicieron un sistema donde el agua se junta, cae en unos contenedores y la utilizan para regar. Además lo importante es que los niños no aprendieron a separar la basura y punto, sino que analizan más allá de eso. No es “aquí va el papel, aquí va el plástico y aquí lo orgánico”, y después se bota; es “¿para qué me sirve este cartón?”.

Los pequeños se organizan para juntar plata para sus necesidades; buscan cómo recolectar recursos, hacen huertos, por ejemplo, y aprenden a comer bien. Es un ecosistema, en donde el reparar la naturaleza, te repara a ti mismo, y te devuelve una energía positiva. Es un ciclo impresionante de mirar, con niños empoderados de su infancia, su importancia en el mundo, de estar en relación permanente con el medio ambiente, y lo que éste necesita.

Cuando llegábamos a los colegios, había un grupo de 20 niños que nos daban el tour y nos explicaban todo, eran como ingenieros forestales, bioquímicos, biólogos marinos, pero de 10 años, con una personalidad, confianza en sí mismos, y convicción de que lo que estaban hablando era importante, un amor hacia lo que los rodea, algo que en pocos lugares se ve.

Lo que les ha dado esta educación es que son niños que se quieren entre sí, que trabajan en colectivo, saben qué pueden dar ellos y el otro, pueden unirse en equipos y lograr con éxito diversas tareas, en Nueva Zelandia han generado una forma de educar potente y envidiable.

¿Cuáles son las posibilidades reales de hacer algo similar en Chile?

Primero tenemos que mirar quiénes somos, la experiencia fue tan fuerte que me di cuenta que tenemos historias muy distintas, ellos le dan voz a los maoríes, son parte de su cultura; acá los mapuches están silenciados, no tienen un espacio. Y ese es un tema para Chile: ¿qué vamos a hacer?

Ellos pudieron integrarse mutuamente, aceptar las diferencias, la diversidad. En educación, Nueva Zelandia va como 50 años más adelante, por lo que aún nos toca pasar por ese proceso. En ese sentido, no estamos preparados para colegios medioambientales; pero sí estamos preparados para una educación distinta, estamos en necesidad absoluta de una educación distinta.

Lo bueno de Nueva Zelandia, es que ellos antes de hacer cualquier proyecto, se preguntan permanentemente qué se necesita, quiénes son, qué necesita el medio ambiente. Y esas son preguntas que en Chile nadie se permite. A ningún niño en Chile se le dan las facilidades para cuestionarse este tipo de cosas. Estamos a años luz, pero para llegar a eso algo le tiene que pasar a los profesores, se tiene que cambiar el sistema educacional, hay que valorar a los niños, darles a ellos la sabiduría para que nos la devuelvan.

¿Cuál es la principal falla de la educación chilena, comparado con Nueva Zelandia?

Allá la meta no es ir a la universidad, sería ideal ir pero no es lo principal. Acá la meta y la competencia, el stress de todos los padres se basa en ¿cuál es el colegio que llevará a mi hijo a la universidad? Cuando ese no es el camino, no es lo único en la vida, pero lamentablemente, el sistema está hecho así.

Hay que preguntarse varias cosas como país, y como educadores, qué estamos haciendo, y para qué lo estamos haciendo, hacia dónde estamos enfocados, y qué es lo que queremos hacer. Asimismo, preguntarnos qué deseamos generar en los niños y qué herramientas son verdaderamente importantes para su crecimiento. Cómo ayudarlos a buscar y encontrar quiénes son, y para qué quieren servir o en qué quieren estar.

Fue un viaje que tocó dolores profundos de Chile: esta carrera loca de colegios, liceos, SIMCE, cuando realmente tenemos un vacío enorme y no sabemos dónde estamos parados. Hay colegios en La Pintana, o en otros lugares de escasos recursos, donde los niños no tienen jardines, y nadie tiene que hacérselos, ellos mismos lo pueden construir, se puede generar y a la vez educar.

¿Cómo será el proyecto que intentarán aplicar en Chile?

Desde el viaje, no ha habido una reunión nuevamente, finalmente vamos a poner en conjunto las experiencias de cada uno para saber concretamente qué se puede hacer, ya sea crear una organización trabajando en conjunto con Nueva Zelandia o algo por el estilo, donde los neozelandeses pasarían a ser como la mamá y nosotros el feto.

Ellos tienen una experiencia, y tienen un kit llamado “how to do it this?” (¿cómo hacer esto?), pero siento que no necesitamos ninguna receta. El viaje me ayudó a ver dónde estamos, a sentir que nuestra tierra necesita que la cuiden, que no es para siempre, y que los niños son la mejor herramienta, para devolverle el sentido a la vida, a la tierra, que finalmente es devolverse a uno mismo.

Asimismo, vimos este ciclo, en donde tú le das a la tierra y ella comienza a devolverte de inmediato. Y les devuelve a los niños, a la familia, al barrio, y finalmente al país. Al conectarte a la tierra, te conectas contigo mismo. Es algo no hablado, simplemente se genera, pero primero tienes que saber si te quieres meter en la tierra.

De igual forma hay que ver cómo abordarlo, porque es necesario hacer contacto con las municipalidades, tener una organización dentro del colegio. No se puede tomar un profesor cualquiera y hacer que se encargue de esto, hay que buscar voluntarios que estén dispuestos a meterse en un espacio de clase distinto, de hacer jardines, de organizarse, ordenar la basura, reciclar, etc. En este proyecto hay una idiosincrasia, que en Chile no existe.

¿El gobierno de Nueva Zelandia ofreció alguna ayuda económica?

No lo sé, eso está por verse, es probable, pero recién estamos armando algo. Además, la idea no es que Nueva Zelandia se venga a hacer cargo de nosotros, el tema es que nos están mostrando con su experiencia que hay que realizar algo, pero es Chile quien tiene que gestionar y trabajar.

No espero una receta, porque las respuestas las tenemos nosotros, y la necesidad es nuestra, por lo que tenemos que crear las condiciones que nos permitan satisfacer esas necesidades de forma autónoma. Ellos no tienen que venir a hacer las cosas por nosotros, de ser posible ayudarnos, pero somos los chilenos lo que tenemos que poner las platas donde realmente tienen que estar.

Luego de las reuniones surgirá un proyecto piloto, que ojalá se pueda hacer con varios colegios, con un grupo de gente que venga de varios lugares, y poder integrar esto en la educación poco a poco.












    Comentarios publicados



  • Escrito por Sandra Hernández | 02/08/2010 09:53
    hola Carolina, acabo de encontrar este artículo y me pareció realmente asertivo,
    yo estoy viviendo en Nueva Zelanda en este momento con mi marido y mi hija de 10 años
    y realmente una de las cosas que más me gusto de acá es como se vive el sistema educacional
    y la importancia que tiene realmente el medio ambiente, tengo que reconocer que ver a mi hija hablando y viviendo el medio ambiente de una manera responsable y arraigada en si misma, es algo que me llena de orgullo.
    Yo estudie pedagogía en medio ambiente, vine para acá pensando estar un tiempo y luego volver a Chile para regularizar la situación de mi título, yo creo que a partir de los sistemas educacionales se pueden mejorar muchas cosas, pero se necesita mucha voluntad y disponibilidad para intentarlo, Chile es un país con mucha forestación, pero mientras la prioridad siga siendo el dinero, las empresas seguiran matando esa parte de la tierra, que es chile.
    En realidad podría contarte tantas cosas de acá que me han maravillado y me han hecho ver que todo se mantiene gracias a la concientización colectiva de las personas que habitan en este lugar, es un país pequeño pero realmente enorme en cultura y educación.
    Acá verdaderamente, no solo las áreas verdes son bellísimas y sanas sino también su gente. Coincido 100% con el comentario que hiciste, en todos los aspectos.

    afectuosamente,
    Sandra


  • Escrito por carlos salazar moncada | 29/06/2010 09:42
    Estupenda la informacion sobre el tema que a chile le toca afrontar sobre la educacion contemporanea,en verdad me sorprende que nueva zelanda tenga este atributo vanguardista sobre la educacion integral,como ecuatoriano y artista a la vez deseo seguir en contacto con sus valiosos comentarios,les cuento que alla por el 2000 hasta el 2003 palpe un poquito de la cultura chilena al hacer una exposicion de arte en la Galeria Enrico Bucci en Huerfanos centro de Santiago,luego viaje a Paris,Roma,Madrid y Valencia en España acumulando un poco de culturas civilizadas e historicas.
    En fin valga la redundancia para enfocar un poquito de mi encanto por descubrir mundos avanzados y llenos de diversidades culturales y por no decir fusionados con el punto mas delicado como es la genetica.


    afectuosamente
    carlos

  • Escrito por carlos salazar moncada | 25/06/2010 10:18
    soy ecuatoriano y tengo mi trabajo de artista plastico en la ciudad de ibarra,los talleres que llevo desde hace mas o menos 15 años,con niños y adultos espero que si hay algo en comun con los chilenos de cualquiera sea su cultura me interesaria compartir mi experiencia y trabajo.
    necesito comprender como alla manejan los proyectos de educacion que un extranjero pudiere presentar para la opinion directa de su directora carolina galaz.
    gracias
    carlos

  • Escrito por Carlos Salazar Moncada | 18/06/2010 09:59
    me gustaria tener contacto directo con la artista carolina galaz,soy tambien artista plastico que educa en el area plastica a niños y adultos,en el tema del medio ambiente. Me podrian facilitarme su correo electronico de la artista carolina galaz.
    gracias
    A.P. Ecuaroriano
    carlos salazar moncada

  • Escrito por Pablo Gandulfo | 13/05/2010 16:07
    Me encanto todo lo que lei y espero que esta experiencia que tuvo Carolina Galaz pueda encontrar acogida en las personas o entidades que lo hagan posible. Desde ya ofrezco mi trabajo realizado sobre la cultura Mapuche y el encuentro de esta con la Chilena, basada en el ultimo Gran Levantamiento General ocurrido en 1881.

  • Escrito por maria patricia lagos | 22/03/2010 09:02
    Que angustia , ansiedad y entusiasmpo me provoca este artículo
    Soy psicopedagoga - profesora al fin de cuentas -de una escuela municipalizada de antofagasta y observo con dolor que avanzamos tan poco en crecimiento humano.Pero no me canso : cido , planto ,conservo aunque cada dia empiezo de cero ..Qué triste que seamos tan básicos
    Te felicito y me da mucho gusto tu experiencia .Me encantaría vivir algo así para tener más solidez para movilizar a mi entorno en esa dirección
    Cariños miles

  • Escrito por Roberto Rivera Hernandez | 22/05/2009 10:15
    La solución esta en nuestras manos y mas cerca de lo que se estima, no me gusta ser autorreferente pero hace 2 años tuve que presentar un proyecto en el examen de primer año de trabajo social y sin conocer lo que se hacia en la región de Asia Pacifico presente el proyecto ecología hoy vida para mañana es cierto muy parecido a lo que se realiza por esos lugares , lamentable-mente solo encontré apoyo del 5% de lo que era el realizarlo , por lo cual he optado a modificarlo y llevarlo a cabo en distintas escuelas y jardines infantiles con una evaluacion óptima en la cual los niños sí pueden trabajar y aprender en lo que respecta a su desarrollo de la mano con la naturaleza , espero que algún día se legisle para que no sean solo ganas de unos cuantos sino una forma de educar a nuestro futuro,hoy el proyecto consiste en reciclar integrar la familia a la escuela y al desarrollo de la educción de los alumnos todo por medio de la ecología.
    Estoy a portas de realizar mi proyecto de titulo de técnico en trabajo social con grandes expectativas , pero consiente de la realidad será un arduo trabajo.
    Espero que en 2 años más cuando me reciba de trabajador social pueda decir el proyecto que empezó hace 5 años sea una realidad en mi región (puesto que hoy paso a paso lo implemento esporádicamente en colegios a los preescolares )
    La ayuda y el cambio siempre vienen de adentro hacia fuera, por lo que nosotros somos promotores y pro-movedores de nuestro propio cambio como sociedad en desarrollo .
    Atte. Roberto Rivera H.
    Egresado de técnico en Trabajo Social

  • Escrito por Gerardo María | 08/05/2009 11:57
    Casi que me da lástima el comentario del señor.. pero no hay que tenerle lástima a nadie, cierto? Pero duele, sí.. duele ese pensamiento y duele ver a Chile (estube por allá un tiempo) en esa tiniebla. Me encantó lo compartido por Carolina.. y ojalá que todos comprendamos que la solución está en nosotros mismos.. no en las instituciones corrompidas. Curandonos nosotros, curaremos un día las instituciones. Pero no al revés. Un título universitario no aporta nada al verdadero ser. Y si no vemos eso.. seguimos en tinieblas. En ese sentido rescato del señor que comentó antes algo muy cierto, aunque en otro contexto, que copiar a otros tampoco es la solución. Sino mirar hacia el interior y conocerse para luego.. lo difícil pero único camino.. actuar en consecuencia con eso que somos.
    Realmente en lo profundo no hay quién no tenga una gran Belleza y un gran Amor por su vida y la de todos y todo lo que existe... por tanto.. qué podría salir mal si seguimos este camino?
    Hay que ser valientes! Hay un desierto que atravezar.. es cierto.. pero la recompensa es muy muy muy atractiva.
    Ojalá nos encontremos ahí!

  • Escrito por raul retamal g. | 06/04/2009 19:31
    Me parece muy interesante la posición de la colega, pero no podemos comparar culturas, "un remedio no sana la enfermedad", lo que puede es mejorar un poco, pero traer copias, es volver a lo mismo de siempre, se copia lo que no sirve. La Universidad es efectivamente un logro para la sociedad porque lo técnico es mal pagado y la mano de obra también, la fórmula que los padres ven es la Universidad porque como profesional podría mejorar el estandar de vida de cada uno de sus hijos y.................



 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet