Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP | Columnas

Poca difusión ha tenido el discurso del ayer renunciado Primer Ministro de Japón, Yasuo Fukuda, pronunciado el 22 de mayo en Tokio en la 14ª Conferencia Internacional sobre el futuro del Asia, titulada “Cuando el Océano Pacífico se convierta en mar interior: cinco promesas a un Asia futura que actúa en conjunto”.


Ya de por sí el título de la conferencia nos anticipa la doctrina que fuera trazada hace 30 años en 1977 por Japón, justamente denominada “Doctrina Fukuda” por su padre,, en donde se plantea que la enorme extensión del Océano Pacífico se ha venido reduciendo al tamaño del mar Mediterráneo y que se hará aún más pequeña en 30 años, convirtiéndose en un “mar interior”. Como lo planteó al actual Primer Ministro japonés, este mar interior será para Japón y los países del ASEAN, para China y las naciones de Indochina, continuando más allá de India, para conectar a las acciones del Medio Oriente. Siendo Japón estrecho aliado de EEUU, esta iniciativa por supuesto, no puede excluir a EEUU. Aduce que por la velocidad de los barcos, el Océano Pacífico como mar interior es más pequeño que el Mediterráneo, cuando era el centro de las relaciones comerciales internacionales; considera además un remanente del siglo XX la división del  Pacífico en partes occidentales y orientales.


La apertura que plantea Japón es sin duda dirigida al Asia, “con miras a asegurar un mejor futuro para el Asia” y en donde son cruciales las vinculaciones Japón-China –Corea del Sur y también   con Rusia.


La pregunta es ¿porqué Japón lanza esta iniciativa que parece excluir la vertiente sudamericana y aún oceánica del Pacífico? Como miembro de APEC, Chile ha planteado reiteradamente que es el Pacífico el que nos une y que debemos conocernos mejor justamente para acercarnos e incrementar los lazos más allá del ámbito económico comercial. Nuestra visión es claramente la de un regionalismo abierto. Además, nos une con Japón nada menos que 110 años de lazos de amistad a nivel diplomático.


Fukuda nos da la respuesta en su discurso: Japón deberá enfrentar cambios y problemas y debe cumplir un papel en ello: el envejecimiento de su población, una transición hacia una mayor apertura pero con el Asia preferentemente, extendiendo la iniciativa más allá como lo hemos mencionado, para aportar a la estabilidad y al desarrollo.”El área Asia Pacifico   es una red dinámica en expansión, con el mar sirviendo como gran intermediario y los japoneses necesitan forjar vínculos con la gente que vive en la región, afirma Fukuda.


¿Es que estamos presenciando el fin de APEC de la doctrina amplia del Pacífico que une? Será que no hemos puesto suficiente empeño en acercarnos a estos países, en conocerlos culturalmente, en aprender su lengua y cultura y en ser más tolerantes y perseverantes? Todo esto ya se ha dicho reiteradamente.


Desde una visión de poder, estamos ad portas de un cambio del mundo desde la unipolaridad a la multipolaridad, no solamente por la emergencia de China como potencia en un futuro cercano. Sin duda Japón y Rusia se están preocupando justamente por esta emergencia China y buscan estrechar lazos. Pero también, están adoptando iniciativas en el orden internacional que recuerdan las épocas del poder naval de Japón y del ex imperio ruso que emerge como un poder con fuerte influencia en Asia Central.


El Océano Pacífico tiene varias vertientes: la asiática, la americana y Oceanía. El tema central al plantearlo como mar interior es quien controla sus accesos, porque ello le otorga un inmenso poder a la potencia que lo haga. Esos accesos no son muchos: el estrecho de Magallanes, el canal de Panamá, el estrecho de Málaca, el de Behring y los de Indonesia. Japón podría controlar el de Okocht (al norte del país) y con Corea, el Mar de Japón. En la actualidad, por el Pacífico circula el mayor intercambio de bienes y servicios del mundo y vive más de la mitad de la población mundial. EEUU es el primer poder naval, Rusia debiera ser el segundo, Japón el tercero-siempre como estrecho aliado de EEUU- y a China aún le falta en este ámbito, preocupada en desarrollar el interior agrícola. Existen además resquemores históricos  entre Japón, Corea y China que tendrán que ser superados pragmáticamente para concretizar la doctrina Fukuda. La disputa por las islas Dokdo no es menor y habrá que esperar qué postura define el nuevo primer Ministro nipón, si se adelantan las elecciones ahora en septiembre. Se especula que Aso, posible sucesor, sería más conservador en política exterior y no presentaría políticas provocativas. En cualquier caso, Japón siempre ha tenido en mente “Asia para los asiáticos”.


La conclusión es que la vertiente americana del Pacífico no puede quedar inerte frente a iniciativas que junto a otras, están dividiendo el Pacífico y en donde Chile ha seguido una política de Estado por décadas y tiene un importante papel que cumplir, siendo un país pequeño, pero grande en apertura.

 

* Sub Directora del Instituto de Estudios del Pacífico y del Indico de la Universidad Gabriela Mistral.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet