Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP | Columnas
La relación sino-coreana es tan antigua como la misma Corea. Ésta se vio influida por la civilización china, pero a la vez, la misma presión política y militar china, a veces interrumpida por otros actores, determinaron una identidad propia. Si bien la China siempre buscó influir en Corea, sus procesos internos afectaron su intensidad, especialmente durante el siglo XIX y la presión occidental en la región. Corea no fue prioritaria para éstos últimos y fue Japón, a partir de la restauración Meiji, quien influyó fuertemente en Corea, para luego intervenir abiertamente (desplazando a rusos y chinos), transformándola en una colonia (1910-1945).

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial y la división de ambas Coreas, la República Popular China (creada en 1949) tuvo su primera acción internacional importante en la Guerra de Corea, costándole 740.000 muertos. En este período, China tuvo una política de una sola Corea, la del Norte, a través del tratado de 1961. Luego de la Reforma china a fines de los 70’s, su Política Exterior comenzó a ser desideologizada. En 1992 se firma el comunicado conjunto de mutuo reconocimiento entre China y Corea del Sur. En los 90’s, China mantuvo una política de evitar un mayor involucramiento en el conflicto entra ambas Coreas y sólo en 2003 lanzó una agresiva diplomacia de mediación. Para China, la península coreana es vista como un escudo estratégico vital, ya que fue una fuente histórica de amenazas (Japón y Estados Unidos por ejemplo). Aquí se unen los cuatro de los mayores poderes: China, Japón, Rusia y EEUU, siendo China el único de éstos que tiene relaciones plenas y multidimensionales con ambas Coreas.

La política de China hacia Norcorea incluye los “cinco no”: no armas nucleares, no refugiados, no colapso, no inestabilidad y no guerra (siendo la última la más importante). Las relaciones chinas con Corea del Norte son cada vez más tenues, incluso en el plano militar, sobre todo desde la muerte de Kim Il-sung en 1994. China informalmente ha hecho mención a que no se comprometería en un conflicto entre ambas Coreas. Por su parte, el discurso de defensa de Corea del Sur evita poner a China como una amenaza.

A nivel de la opinión pública y de las elites de Corea del Sur, China es vista positivamente como un socio (su primer socio comercial y primer destino de sus FDI), como un eventual apoyo para las políticas de reconciliación intercoreanas y de reducción de la dependencia de EEUU. Desde fines de los 80’s, la relación con China se ha fortalecido mucho. En 1980 el comercio bilateral era de US$ 677 millones, en 2004 era de US$ 79.348 millones (US$ 20.178 millones de superávit de Corea del Sur) y pretenden llegar a un comercio de US$ 200.000 millones en 2012. El comercio de China con Corea del Norte alcanzó solamente a los US$ 1.384 millones en 2004. Si a estos antecedentes le sumamos el fuerte antiamericanismo surcoreano, ya que se vincula a EEUU con las dictaduras militares, nos encontramos en una transición estratégica en la que Corea del Sur se acerca inexorablemente más a China. El alcance que tiene dicha transición tiene gran relevancia para nuestra Política Exterior hacia la región.

* Director del Centro Asia-Pacífico del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet